Reforma a la salud sí, pero con garantías para usuarios y trabajadores 

180

Marchas contribuyeron al retiro de la reforma a la salud en el Congreso de la República

La inconformidad con el proyecto se basaba en las barreras de acceso que ponía  a la población para los servicios de atención, los costos adicionales que generaba con la creación de seguros voluntarios, y la eliminación de la carrera administrativa  e inestabilidad laboral.

Inviable es el modelo actual para la prestación de servicios de salud, para este sector, es necesario que en el país se haga una reforma que sea equitativa y brinde garantías al usuario y trabajador.

«Nosotros queremos una reforma sin intermediación financiera, para ser más claros, sin EPS. Con un fortalecimiento de la red pública hospitalaria y red privada hospitalaria que son los que prestan el servicio”, aseguro Germán Reyes presidente de Asmedas

Prioridad es para el sistema de salud eliminar los tramites que evitan la atención oportuna de los pacientes.

“En esa maraña de relaciones comerciales entre hospitales, clínicas y EPS, se ponen muchas barreras de accesos a la población que  ya se ve afectada y tiene que ir a poner una tutela, eso es lo que queremos cambiar”, dijo Luis Alberto Martínez, director Ejecutivo de Aesa

Entre los planes de acción que busca el sector salud para la nueva reforma, es que se logre la atención a pacientes de manera preventiva y evitar llegar  a las urgencias.

50 billones de pesos anual entrega el Gobierno a las EPS, según  Asmedas 32% de esos dineros se gastan en intermediación.