Nueve meses pasaron desde el desalojo en Nueva Jerusalén y la incertidumbre entre las 180 familias que habitaban el sector sigue latente

Las alcaldías de Medellín y Bello cuentan con dos años para definir la situación de vivienda de las familias desalojadas.

El 12 de enero comenzó el proceso de desalojo de las 180 familias que vivían en un sector de invasión en Nueva Jerusalén.Sin embargo, la comunidad denuncia que no han logrado el primer encuentro con los encargados.

Gran parte de ellos cuenta con subsidio de arriendo, sin embargo, dicen que no les alcanza para mucho. Esperan que reúnan a la comunidad para socializar lo acordado hasta el momento.

Según la Alcaldía de Bello, la Secretaría de Vivienda lleva una semana reuniéndose con cada familia para dar a conocer el resultado del avalúo y proponer alternativas de subsidios para dar una solución definitiva de vivienda.