Ladrones y habitantes de calle están haciendo estragos en la catedral. Ni la limosna se salva

140

El centro de la ciudad se ha caracterizado no solo por su arquitectura sino por los diferentes templos católicos que tiene, sin embargo en uno de estos y tal vez el más importante; el respeto que muestran sus feligreses lo pasan por alto los habitantes de calle.
Además de los ladrillos, daños que se presentaron hace un tiempo, hoy las puertas también están dañadas.