Euforia en el minuto 98 se transformó en impotencia

159

¿Quién no gritó en nuestro país el gol de Mina? Seguramente el que no estaba viendo el partido.

El resto lo gritamos con el alma y se desgarró la voz. Como también se estremeció el cuerpo cuando se conoció la decisión del cuerpo arbitral de anular el gol. Así lo vivimos los colombianos.