Desnutrición y obesidad, dos consecuencias de la mala alimentación

167

La subalimentación es un problema que incluye por igual a la desnutrición y a la obesidad, ya que ambas se basan en una alimentación deficiente.

Sin embargo, la tendencia de aumento en esta última enfermedad sigue creciendo en todas las regiones del mundo y está causando, al menos, 4 millones de muertes al año, según la FAO.

La subalimentación es la incapacidad de consumir alimentos saludables, bien sea por factores económicos o por los mismos hábitos.

Por eso, ante la urgencia de combatir el hambre en el mundo, ya hay quienes proponen iniciativas para mitigarla, algunas de ellas no muy agradables.